Stroopwafel o Galletas holandesas caseras


La galleta más famosa de Holanda y ahora también en nuestro país gracias a las tiendas como Tiger, Hemar o Ikea son perfectas para acompañar el té,café o cacao.

Stroopwafel son unas galletas muy ricas que se compone de dos obleas crujientes con relleno de caramelo de canela, la forma más tradicional de degustar la galleta es dejar reposar sobre el borde de una taza caliente de té por algunos segundos.

No son baratas, en media un paquete con 6-8 galletas cuesta entre 3,50€  a 5€ euros y dura un suspiro, son un vicio!!!


Por eso hoy traigo mi versión de galletas holandesas, son fáciles de preparar lo único que requiere es una maquina de barquillos, la mía es de la marca Booman y podéis encontrar en tiendas como Maria Lunarillos  o Amazon., dos tiendas que costumbro comprar muchas veces y que hasta hora no he tenido ningún problema.

La maquina es ideal para hacer todo tipo de barquillo (conos de helados) o las típicas galletas waffels, estoy mirando varios tipo de receta para probar porque si una cosa lo tengo claro, esta maquina estará amortizada en menos de un mes.




Ingredientes:

Masa de galletas holandesas:

500 gramos de harina
250 gramos de mantequilla templada
150 gramos de azúcar
60 ml leche
1 huevo M
1 sobre de levadura de panaderia
canela a gusto

Relleno:

200 gramos de azúcar
50 gramos de mantequilla
200 de nata liquida caliente
canela a gusto



Elaboración:

En un vaso mezclamos la leche templada con la levadura de panaderia. Dejamos reposar.
En un bol mezclamos los ingredientes secos: Harina, azúcar y canela.
Añadimos poco a poco la leche a los ingredientes secos y mezclamos con una cuchara.
Agregamos el huevo batido y la mantequilla.
Amasar hasta forma una bola de masa que se despegue un poco de las manos (si es necesario añadir mas harina).
Cubrir con plástico film y dejar reposar por 2 horas.


Relleno:

En un cazo derretimos el azúcar hasta formar un caramelo.
Una vez listo, retiramos del fuego y añadimos poquito a poco en forma de chorritos o con una cuchara la nata liquida y que este caliente o templada para evitar los choques de temperatura, así evitaremos que se forme una bola de azúcar y que salpique por todo los lados.
Remover y añadir el restante de la nata sin prisa, veréis que así os saldrá una salsa espesa y muy rica.
Añadimos la mantequilla y la canela y  llevamos otra vez al fuego para que se cocine un poco más.
Retiramos y dejamos enfriar.

Preparación y montaje de las galletas:

Encendemos la maquina de barquillos conforme indica el fabricante.
Separamos varias porciones de masa de aproximadamente 50 gramos.
Situamos la bolita de masa en el centro de la maquina y cerramos la tapa para que se cocine por ambos lados hasta que quede ligeramente dorado.
Retiramos, quedará un circulo no uniforme por eso es importante recortar utilizando un molde de galletas redondo o un aro de emplatar para que quede perfecta.
Con un cuchillo de cierra abrimos por la mitad y rellenos con el caramelo de canela.
Unimos las dos partes y dejamos enfriar.

Una vez fría quedará un poco dura pero como os dije podéis degustar dejando unos minutos antes sobre el borde de una taza de leche o té caliente para quede mas tierna.

En total nos dará unas 13 o 14 galletas dependiendo del tamaño, si queréis más pequeñitas solo tenéis que reducir la cantidad de masa.
También es posible congelar para degustar durante varios días, quedan perfectas!






Así quedan los cucuruchos, hice de cacao y sin azúcar, son ideales aunque esta receta ya  será para otro día.


Espero que os guste y os anime a probarlas
Mil besosss

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar :) !!!!

Instagram