Mini Baked Alaska


Con el calor y con la pereza, ponerse a cocinar es casi un reto, pero como soy una chica previsora  he dejado unas cuantas recetas facilitas para esta temporada y incluso la de hoy lleva una semana en el congelador a la espera de dos cosas: ganas de trabajar y ganas de preparar un delicioso merengue.

Bueno, la receta de hoy es fácil y el resultado es MA-RA-VI-LLO-SO, solo por el nombre se me hace agua en la boca, Mini Baked Alaska, un postre sencillo pero con un acabo digno de restaurante 5 estrellas!



Baked Alaska también conocido como tortilla noruega, es un postre que combinar el dulce con el ácido y  el caliente con el frío ¿Como eso ?


Si, se trata de una postre con una base de bizcocho muy fina, relleno de helado preferiblemente de limón y  para contrastar una capa de merengue italiano que daremos un pequeño toque cálido  tostando con un un soplete de cocina, un detalle muy importante para lograr este postre, por eso viene ese nombre, es una especie de iglú de helado horneado.




Para elaborar nuestro Mini Baked Alaska necesitamos:


Base de bizcocho:

 3 Huevos
90 gramos de azúcar
90 gramos de harina blanca
15 gramos de maicena


Relleno interior:

- Helado de limón

Merengue Italiano:

- 2 claras
- 200 gramos de azúcar
- 50 ml agua
- 1 cucharadita de cremor tártaro o unas gotas de zumo de limón






Elaboración base de bizcocho:


- Batir los huevos con el azúcar hasta doblar el volumen y que el color quede casi blanco.
- Tamizar la harina con la maicena.
- Mezclar los ingredientes secos con los ingredientes liquido y remover muy despacio para no perder el aireado.
- Distribuir sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear.
- Hornear en 180º durante 15 minutos o hasta que coja algo de color.
- Una vez horneado, retiramos el papel de hornear y cortamos varios círculos utilizando un vaso o un aro para emplatar, el tamaño va depender del molde que tengáis por casa o el tamaño que queréis servir.


Elaboración relleno:

Para elaborar el relleno utilice helado de limón disponible en cualquier supermercado, esta vez he pasado de preparar el helado ya que lo queremos es un postre rápido sin mucha complicación.

Coger una bola de helado, envolverla con plástico film y congelar, una vez congelado, cortamos por la mitad, así logramos una esfera perfecta por la mitad si necesidad de moldes, obviamente si tenéis en casa un molde redondo, solo tenéis que cubrir con plástico film, rellenar con helado y congelar.


Elaboración merengue italiano:

- Batir las claras con una cucharadita de cremor de tártaro o zumo de limón.
- Mientras montamos las claras en punto de nieve, en un cazo poner el agua y el azúcar, removemos muy despacio para que el azúcar se empape con el agua y llevamos al fuego medio-bajo.
- Cocinar hasta formar una almíbar, si tenéis en casa un termómetro de cocina la temperatura debe alcanzar los 120º, pero si no tenéis en casa podéis controlar utilizando un vaso de agua, cuando empiece a formar burbujas, cogemos una poquito con una cuchara y lo echamos en un vaso con agua fría, si notas que se forma una textura como de miel ya esta listo para utilizar.

- Seguimos batiendo las claras que estará en punto de nieve, añadimos el almíbar en forma de hilo, que poco a poco irá cogiendo brillo, quedará mas espeso y doblará el volumen hasta formar picos duro.


Montaje:

- Cogemos una base de bizcocho y pegamos a la mitad de la esfera de helado. Humedecer con un poco de zumo de frutas, licor o almíbar de azúcar y agua. Congelar.
- Una vez congelado conseguiremos nuestro mini esfera de helado con una base de bizcocho.
- Ahora hay que ser rápido para evitar que se descongele...

- Cubrir la mini esfera con una generosa capa de merengue italiano, con una espátula o un tenedor iremos dando forma pero si queréis podemos utilizar también una manga pastelera, creo que dará menos trabajo y proceso será más rápido.

- Una vez que nuestra mini tarta este toda cubierta con el merengue lo emplatamos y con un soplete de cocina  doramos a nuestro gusto, yo prefiero ligeramente tostado pero los hay que prefieren mas tostado o casi quemado.

TIPS IMPORTANTES:

*Para lograr un color uniforme es necesario ir moviendo constantemente el soplete sin acercar demasiado y  evitar tenerlo parado en un mismo punto por mas de 2 segundos porque se nos puede ir la mano y quemar.

**Ese proceso de tostar con el soplete se puede hacer en el momento de servir para impresionar a nuestros  invitados o bien podemos hacer con antelación y volver a congelar. (El merengue no se congela ni pierde la forma).


*** En algunas fotos se ve como se escurre  caramelo salado,  es opcional,  aunque no recomiendo, lo hice para probar pero se hace muy dulce, creo que con el merengue es suficiente, si queréis la receta podéis ver en unos de mi post anterior Desayunos y meriendas (Por cierto me quedo con este color clarito porque utilice nata vegetal)

****Si no tenéis en casa un soplete, No Problem! En el horno también vale, solo tenéis que calentar previamente el horno a 200º y cuando este muy caliente introducimos las minis baked por 5 minutos, pero hay que estar pendiente, el merengue hace de aislante pero no hay que fiarse tanto por si acaso...


***** Y por último, para adelantar el trabajo hice previamente el bizcocho, corte los discos y congele. Al día siguiente preparé las esferas de helado y monte, y volví a congelar hasta la hora de servir, así da menos trabajo y tenemos un postre perfecto para cualquier día o para invitados que llegan de sorpresa.

Os dejo con más fotos, mil besos












2 comentarios

  1. Te quedó divino, mucho mas bonito que a mi cuando lo preparé.
    Besitos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar :) !!!!

Instagram